¿Cuánto tengo que ahorrar para comprar una casa?

Valora este artículo
(0 votos)


Es frecuente pensar que a la hora de comprar una vivienda es suficiente con pedir una hipoteca al banco y éste nos financiará la compra íntegra a pagar durante varios años. Nada más lejos de la realidad. Pocas veces los bancos llegarán al 100% de la cantidad solicitada y por ello será imprescindible ahorrar para efectuar esa compra.

Además, a la hora de comprar una casa también habrá que ahorrar porque tendremos unos gastos previos que deberemos también sufragar y que no se suelen añadir en la cuantía solicitada.

Por último, habremos de tener en cuenta que no habrá que ahorrar lo mismo si queremos comprar una casa nueva o una de segunda mano.

¿Es posible ahorrar y comprar una vivienda sin una hipoteca?

Sí. Se puede ahorrar y comprar una vivienda sin solicitar hipoteca y en el caso de que dicha adquisición sea mediante una subasta tampoco podremos acceder a una hipoteca, (aunque sí podríamos financiar parte con un préstamo personal previamente negociado).

Esta no es la opción más frecuente en España, pues entre otras cosas habría que contratar un seguro de caución (que es aquel que asegura el pago al banco de ese préstamo personal, y por lo tanto será aquel que pague al banco las mensualidades).

No se suele optar por esta fórmula como opción de financiación a la hora comprar una casa, ya que el seguro mencionado es un producto que no suele resultar rentable en el mercado español y las las condiciones de los bancos a la hora de dar préstamos personales para comprar viviendas no suelen ser tan ventajosas como las hipotecas.

 

¿Cuánto hace falta ahorrar para comprar una casa de obra nueva?

Hay varios gastos que tendremos que afrontar que variarán en función de la comunidad autónoma en la que vayamos a comprar nuestra casa. Por lo cual, no podemos dar cifras exactas.

Lo primero que deberemos matizar es que para este trámite necesitaremos siempre y obligatoriamente un notario y un registrador (en el caso de las subastas inmobiliarias la figura del notario se suprime) y luego habrá otros trámites que sí podremos hacer nosotros mismos o con ayuda de en una gestoría.

Si la vivienda es de nueva construcción, deberemos pagar el IVA (impuesto sobre el valor añadido), que en la península será del 10% y en las islas Canarias un 6,5%. Este impuesto será el único que tenga el mismo coste en todas las provincias excepto las islas canarias.

Tendremos también que abonar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, cuya cuantía dependerá de la Comunidad Autónoma en la que se encuentre la vivienda, y

posteriormente registrar la propiedad adquirida en el correspondiente registro de la propiedad.

En resumen, se puede estimar que el gasto inicial para comprar una casa de obra nueva puede estar aproximadamente entre el 7-12% del precio final de la misma. Sin incluir en esta estimación todo aquello que concierne a una posible hipoteca (varían condiciones, avales, cuantías, plazos…).

 

¿Cuánto tengo que ahorrar para comprar una vivienda de segunda mano?

La mayor diferencia que hay entre la adquisición de una vivienda de obra nueva o una de segunda mano es el hecho de que en las viviendas de obra nueva hay que pagar el IVA (pues se trata de una transacción con una empresa), y en el caso de una vivienda de segunda mano tendremos que pagar el ITP (Impuesto de Transmisiones Patrimoniales) pues la estaremos adquiriendo a un particular.

En cuanto al impuesto de actos jurídicos documentados, registro y/o notaría, serían iguales al supuesto de comprar una vivienda de obra nueva.

Sería un poco más económico adquirir una vivienda de segunda mano, pues el IVA está en el 10%, y el ITP puede variar en función de la Comunidad Autónoma en la que se ubique, siendo en ocasiones más bajo del 10%. (ver tabla de ITP según comunidades autónomas).


¿Qué cambios ha traído la nueva Ley Hipotecaria para comprar una casa?

Como hemos comentado, al comprar una casa (nueva o de segunda mano), hay que hacer frente a diversos gastos e impuestos a los que habría aún que sumar los  derivados de cualquier préstamo hipotecario.

Los gravámenes siguen siendo los mismos, pero con la modificación de la Ley Hipotecaria, ahora el comprador ha visto cómo la cantidad a pagar de esos gastos de la hipoteca se han reducido en un amplio porcentaje, (al comprar una vivienda, ya solo tiene que hacer frente a la tasación y al notario, siendo el banco quien debe asumir el resto). Lo que supone una cantidad nada desdeñable en el ahorro de la compra de la vivienda.

 

Tal vez te interese leer más sobre “cómo financiar una reforma”.

Porque tal vez prefieras comprar una casa de segunda mano y reformarla que una de obra nueva, pues al ser deducibles o subvencionables muchas de estas reformas y ser menores los gastos impositivos, el balance económico final puede inclinarse en favor de esta segunda opción.

Eso sí, quien quiera y pueda, nada como una vivienda nueva con materiales, aislamientos y diseños arquitectónicos modernos y ahorrarse los problemas de una obra aunque cueste un poquito más.

Obviamente habrá quien priorice gastos, quien priorice diseño, quien busque una ubicación concreta, etc.

 

Artículos relacionados (por etiqueta)

Más en esta categoría: « ¿Cómo financiar una reforma?